Al contrario que la festividad de San Valentín, el amor no es tema de un solo día para la Universidad Stanford de Palo Alto (California), que dedica todo un curso de primavera a estudiar las raíces del amor contemporáneo.

“Estudiar el amor es tan importante o más que estudiar física”, dice a Efe el profesor Robert Pogue Harrison, quien se pregunta “¿de qué nos sirve entender el Cosmos si no logramos desarrollar el conocimiento de nosotros mismos y de nuestras prioridades?”.

El plan de estudio “¿Qué es el amor?” (“What is Love?” en su traducción al inglés) pretende que al final del curso el estudiante haya intentado responder preguntas como: ¿Es el amor un fenómeno espiritual o corporal?, ¿Es un concepto de amor eterno o siempre cambiante? o ¿Cómo pensar sobre el amor nos lleva a hacer otras preguntas filosóficas y sociales importantes?

El análisis que hacen del amor profesores como Harrison, quien es el encargado del curso, es lo contrario de la carga comercial que conlleva la celebración del Día de San Valentín. Aunque la cifra de gasto sigue creciendo año a año, paradójicamente el número de los que celebran este día va en descenso.

Redacción (EFE)