La 69 edición de la Berlinale tendrá una alfombra roja ecológica, hecha de basura marina, además de un ránquing evaluador de la equidad de género.

Está confeccionada con redes de pesca encontradas en los mares, moquetas viejas y otras piezas textiles. En total se han utilizado 1,6 toneladas de desechos, para confeccionar los 2.400 metros cuadrados de tejido, finalmente cubierto con una fina capa roja.

El objetivo es alertar sobre la contaminación de los mares, desde una plataforma mediática por excelencia como es ese festival de cine, con fama de política y socialmente comprometido.

Otra forma de expresar ese compromiso es el evaluador de equidad de género, implantado el año pasado con mediciones generales, y ampliado ahora por disciplinas tales como la presencia femenina en la dirección de los filmes, producción, cámara y montaje, así como en los contenidos.

Redacción (EFE)