Un cohete japonés ha puesto en órbita este 18 de enero un minisatélite concebido para crear estrellas fugaces artificiales, diseñado por la startup nipona Astro Live Experiences (ALE).


La misión del pequeño ALE 1 es producir la primera lluvia de estrellas artificial sobre la ciudad de Hiroshima a principios de 2020. Los satélites están diseñados para rociar pequeñas bolas metálicas de aproximadamente 1 centímetro de diámetro fuera de la atmósfera. A medida que vuelven a entrar en la atmósfera, las bolas brillan intensamente de 60 a 80 kilómetros sobre el suelo como estrellas fugaces naturales. Un satélite puede transportar aproximadamente 400 bolas y 20 se usarán en un evento típico.

La tecnología de ALE le permite controlar los satélites, la dirección de las bolas y el color y el brillo de las estrellas fugaces. Fundado en 2011, los inversores de la startup incluyen un fondo de riesgo asociado a la Universidad de Ciencias de Tokio.

Si tiene éxito, ALE intensificará su comercialización en el extranjero.

Redacción (Agencias)