Se pone a la venta una urbanización de más de 700 castillos coloniales situadas en Mudurnu, Turquía, que, de un vistazo, nos recuerda a la maqueta de una película de Disney. El ambicioso proyecto, inicialmente destinado a millonarios con gustos estrafalarios, terminó en quiebra.

La constructora detrás de esto, ha tenido que declararse en bancarrota tras haber vendido solo 300 de los más de 700 chalets con forma de castillos coloniales franceses. El plan urbanístico contaba, además con salones de belleza, centro comercial, una mezquita, piscinas, baños turcos y un largo etcétera de comodidades que no parecen haber convencido a los millonarios de la zona.

Los compradores pagaron entre 370.000 y 530.000 dólares por las villas y fueron ellos los que, según uno de los arquitectos del proyecto, pidieron específicamente el diseño de un castillo. Aún así, la constructora cree que todavía podría reanudar el proyecto en un futuro. Tan solo haría falta vender 100 casas más para saldar la deuda.

Redacción (Agencias)