A partir de las 20 semanas de gestación, los bebés comienzan a percibir estímulos sensoriales. Abren los ojos, sienten y llegan a escuchar lo que sucede fuera del útero, de ahí la importancia de generar un ambiente armónico durante el embarazo. Sin duda, la música puede ser un gran aliado en esta tarea.
Escuchar música con los bebés desarrolla un fuerte vínculo afectivo que mejora la comunicación entre padres e hijo. 

Además, tiene numerosos efectos positivos: favorece la capacidad de atención, estimula los sentidos y mejora la memoria. En el caso de los niños, la música favorece el aprendizaje del lenguaje y el desarrollo cognitivo. A su vez, es capaz de crear un espacio de ocio mientras favorece la creatividad y transmite emociones.

Teniendo en cuenta todos estos beneficios, resulta clave introducir al niño en el mundo del lenguaje musical desde una temprana edad. A priori, el hecho de despertar su interés por la música puede parecer un reto, pero en realidad se trata de algo que resultará bastante sencillo, siempre y cuando lo vean como una actividad lúdica y divertida y no como una obligación.

Los juguetes musicales pueden ser una ayuda para iniciarles en el mundo de la música, ya que suelen ser muy completos y mientras el niño se divierte, es capaz de adquirir nuevos conocimientos y aptitudes. En esta línea, Chicco lanza estas Navidades dos juguetes musical ideales para los más pequeños:

Piano Dj Mixy, con el que el pequeño podrá crear su propio estilo musical desde cero, como si fuera una mesa de mezclas. Primero selecciona una melodía, después añade varios sonidos y por último, acelera o desacelera el ritmo de la melodía. 

Songy el Cantante, un karaoke que también es capaz de transformar la voz del niño en una canción. Se puede elegir entre 4 géneros musicales y hasta 8 canciones. Con micrófono extraíble para cantar, grabar tus actuaciones y escucharlas después. 

Escucha aquí nuestra entrevista con Alicia Ortega, directora de marketing de Chicco:


Estas Navidades apostemos porque la música forme parte de nuestros pequeños, es una fuente inmensa de desarrollo y crecimiento.