Madonna ha mostrado a sus fans el lugar donde halló la inspiración para su último trabajo, que verá la luz en 2019. Se trata del Tejo Bar, un local del barrio lisboeta de Alfama. Allí, entre fados y música caboverdiana “comenzó” su nuevo trabajo.


La artista estadounidense ha publicado varias imágenes en su cuenta de Instagram en las que aparece en el Tejo Bar rodeada de músicos como Dino D’Santiago o la fadista Vânia Duarte. También refleja su conexión con el “canto mágico” del guineano Kimi Djabaté y elogia los “sonidos de Portugal” junto al guitarrista Gaspar Varela, bisnieto de “la legendaria” fadista Celeste Rodrigues, fallecida este año.

Sobre su nuevo disco, que será el decimocuarto de su carrera después de “Rebel Heart” (2015) poco se sabe, aparte de su influencia portuguesa.

Redacción (EFE)