Dormir siete horas seguidas por la noche, ni más, ni menos. Eso es lo que aconsejan investigadores del Hospital Universitario Miguel Servet de Zaragoza para prevenir enfermedades cardiovasculares.

Esta recomendación científica viene precedida de una exhaustiva investigación en la que los expertos han comprobado que las personas que duermen siete horas al día tienen un menor riesgo de presencia de placas de aterosclerosis en arterias coronarias que aquellos con periodos de sueño muy cortos (preceden al desarrollo de infartos, ictus y otras enfermedades).

El equipo ha basado su estudio en las horas seguidas de sueño nocturno en días laborales, sin incluir las siestas.

El sueño corto –menos de 7 horas– se asocia a obesidad e hipertensión y el sueño corto o largo –8 horas o más– a una mayor incidencia de diabetes tipo II. Ahora, los investigadores aragoneses establecen de forma científica la cantidad de sueño adecuada para prevenir la aterosclerosis.

Redacción (Agencias)