Philip Frenzel, estudiante de ingeniería de la universidad alemana de Aalen, ha ideado un sistema de ‘airbag’ para teléfonos móviles que se despliega cuando detecta que se está cayendo al suelo. Su invento todavía no ha salido a la venta pero ya está registrada la patente y le llueven las ofertas.

Utiliza el sistema ADCASE, que funciona a modo de amortiguador de caídas evitando así que las pantallas y la carcasa de los dispositivos móviles sufran algún daño.

De momento, el dispositivo es compatible con iPhone, aunque probablemente su diseño servirá también para otras marcas de teléfonos móviles en un futuro. Como decíamos, la patente ya está registrada y se prevé una futura financiación del proyecto a través de una campaña en Kickstarter a partir de julio.

Redacción (Agencias)