La internacionalidad de un evento como los Juegos Olímpicos de Invierno, que este año se celebran en Pyeongchang (Corea del Sur), exige dominar muchos idiomas y sobre todo el del país anfitrión, en este caso el coreano. En caso de que surjan dudas siempre se puede acudir al traductor de Google pero cuidado porque a veces nos puede llevar a errores como le pasó al equipo de Noruega.

El personal noruego se vio sorprendido por la llegada de 15.000 huevos después de que se hubieran pedido 1.500 para alimentar a los cerca de 100 atletas durante las dos semanas de competiciones. Por lo visto, el error se originó en la traducción del noruego al coreano, para la que se utilizó la traducción automática de Google.

En coreano la diferencia entre 1.500 y 15.000 es sólo una sílaba lo que probablemente contribuyó al fallo. De todos modos no tuvo mayores consecuencias, el proveedor no puso reparo en aceptar la devolución de los 13.500 huevos que sobraban.


Redacción (Agencias)