Según los expertos, durante las vacaciones, los niños deberían “desconectarse de internet” y utilizar la red con unas limitaciones diferentes a las del resto del año.

La conexión a internet se debe limitar dependiendo de la edad del niño, cuánto más pequeño sea, más claras deben ser las normas. Recomiendan que las horas de conexión a internet de niños y jóvenes “sean las mínimas y pactadas con los padres“, con el objetivo de que los jóvenes las aprovechen para relaciones personales y para disfrutar de experiencias que no dependan de una pantalla.

Los padres deben dar ejemplo“, por lo que recomiendan que el compromiso de desconexión “sea mutuo, de manera que los adultos también aprovechen las vacaciones para hacer desintoxicación digital”.
En este sentido, matizan que “es importante que no se produzca una interrupción brusca de internet y que “durante los primeros días se lleve a cabo un trabajo consciente de preparación”.

Redacción (Agencias)