Un estudio revela que el 53 por ciento de los menores considera que sus padres se despistan al volante para atenderles y el 17 por ciento asegura que cogen el teléfono mientras conducen, percepciones que difieren considerablemente de las expuestas por los progenitores.

Éstas son algunas de las principales conclusiones a las que ha llegado el estudio “Hábitos de seguridad vial de padres e hijos en el coche”, elaborado por Midas en colaboración con IPSOS y la Asociación Nacional de Seguridad Infantil y presentado esta mañana.

En él se demuestra que las respuestas entre padres e hijos difieren de manera relevante en algunas cuestiones como la distracción al volante, en la que solo un 2 por ciento de los adultos considera que se despista para atender a sus hijos, mientras que la mitad de los niños asevera lo contrario.

Redacción (Agencias)