El famoso piano de “Casablanca” ha alcanzado el precio de 2,9 millones de dólares (2,3 millones de euros) en una subasta de la casa Bonhams en Nueva York.

El piano que tocaba Sam (Dooley Wilson) es uno de los dos que aparecen en el film y que pasó a la historia del cine por la escena en que Ilsa (Ingrid Bergman) se acerca al pianista y le pide que toque “As Time Goes By”. Antes de ser subastado, el piano pertenecía a un dentista de Los Ángeles que aseguró que nunca llegó a saber de quién eran las huellas que hay en el chicle de debajo del teclado. También se han subastado los papeles (las famosas “cartas de tránsito”) que se traficaban en la película por más de 100.000 dólares (80.460 euros).

Según el American Film Institute, “Casablanca” es la segunda película más importante de la historia, solamente por detrás de “Ciudadano Kane” (1941).

 

Redacción (Agencias)