Los perros de Vargas Llosa

Descubrimos que a Isabel Preysler no le gustaban nada los perros hasta que conoció a Vargas Llosa.