El tobogán urbano más grande de España, una estructura de 38 metros que conecta dos calles, ha sido cerrado de forma preventiva por el Ayuntamiento de Estepona, un día después de su apertura, por los daños sufridos por algunos usuarios.

El tobogán, que forma parte del proyecto de ampliación del Parque de Los Niños, es semicircular, está realizado en acero inoxidable y cuenta con una pendiente que oscila entre los 32 y 34 grados. 

El objetivo de este tobogán, diseñado para que lo puedan utilizar personas de todas las edades, es dar solución al gran desnivel de terreno existente en la zona y comunicar de una manera rápida las calles Sofía y Eslovaquia.

Este proyecto había logrado captar el interés de numerosos vecinos del municipio y visitantes que durante las primeras horas de su apertura se acercaron a probar este innovador modo de transporte.

Sin embargo, en pocas horas las redes sociales se han llenado de videos de usuarios que se lanzaban por el tobogán a gran velocidad y sufrían aparatosas caídas al final del mismo, una situación que ha abierto la polémica sobre la seguridad de esta infraestructura.

El Ayuntamiento ha asegurado que el tobogán está homologado y cumple todas las medidas de seguridad necesarias, y que en los vídeos publicados en las redes sociales los usuarios no cumplían las normativas de uso, que establecen una postura específica para lanzarse. Ante esta situación, ha ordenado una revisión complementaria del tobogán, a la empresa instaladora, que había certificado su seguridad y homologación.

Redacción (EFE)