Noel Gallagher ha centrado la atención de la segunda jornada del festival Warm Up en el concierto con más público de la noche, en el que ha comenzado resumiendo su nuevo camino con la banda High Flying Birds y terminado rememorando la nostalgia de Oasis en formato acústico.


El ex guitarrista y compositor principal de Oasis ha reunido a un público que ha abarrotado el recinto del festival, donde ha incidido en esa nueva faceta que ha introducido a su carrera, apostando por nuevos sonidos electrónicos, como la canción “It’s a beautiful world”, un pop casi sintético, justamente moderno a la vez que retro.

Con la bandera de su amado Manchester City Fútbol Club presente en el escenario, el guitarrista ha dejado la segunda parte del concierto para un viaje a la nostalgia de los recordados Oasis, despertando el fervor del público, mucho más entregado en esos momentos, con temas como la memorable “Stop Crying Your Heart Out” o la esperada “Don’t look back in anger”, coreada al unísono por toda la audiencia.

Gallagher se encuentra de estreno, puesto que ha avanzado el single “Black star dancig”, tema del disco homónimo que tiene previsto ver la luz el 14 de junio, con tres canciones originales y dos remixes de single, y en los que el mancuniano vuelve a pasearse por la pista de baile.

Redacción (EFE)