Las personas que creen en la unidad (la idea de que todo en el mundo está conectado y es interdependiente) parecen tener una mayor satisfacción con la vida que las que no lo hacen, independientemente de si pertenecen a una religión o no, según una investigación publicada por la Asociación Americana de Psicología de la Universidad de Mannheim, en Alemania.


Si  bien estar satisfecho con la vida en general debería ser gratificante en sí mismo, las investigaciones sugieren que las personas con mayor satisfacción en la vida experimentan algunos beneficios adicionales, como mayor rendimiento académico en personas más jóvenes y mejor salud en la vejez, según Edinger-Schons.

Hoy en día, muchas personas practican yoga, meditación, deportes de acción y otras actividades que tienen como objetivo alcanzar un estado de unidad o flujo. Fortalecer la creencia más general en la unidad de todo tiene el potencial de mejorar la vida de las personas e incluso podría ser más efectiva que las creencias y prácticas religiosas tradicionales para mejorar la satisfacción con la vida.

Redacción (Agencias)