Desde el año 2000 la esperanza de vida a nivel mundial ha crecido 5 años hasta situarse en los 71,4 años de media en 2015, 73,8 en mujeres y 69,1 en hombres, según los datos publicados por la Organización Mundial de la Salud (OMS) en su último panel de indicadores de salud de 2016.

Este incremento es el más amplio que se registra desde la década de 1960 y permite en cierto modo revertir el deterioro sufrido en la década de 1990, cuando la esperanza de vida se redujo en África con motivo de la epidemia del sida y en Europa del Este tras la desmembración de la Unión Soviética.

De hecho, el mayor aumento se produce precisamente en el continente africano, donde la esperanza de vida ha aumentado 9,4 años hasta los 60 años de media, como consecuencia de una mayor supervivencia infantil, los avances en el control de la malaria y un mayor acceso a los tratamientos antirretrovirales frente al VIH.

El país con una mayor esperanza de vida en 2015 era Japón, con 83,7 años de vida en ambos sexos, seguido de Suiza (83,4), Singapur (83,1), España y Australia (82,8), Italia e Islandia (82,7), Israel (82,5), Francia y Suecia (82,4), Corea del Sur (82,3), Canadá (82,2) y Luxemburgo (82). En el lado opuesto estaría Sierra Leona, que presenta la esperanza de vida más baja en ambos sexos, con una media de 50,8 años en mujeres y 49,3 años en hombres.

Redacción (Agencias)