La Torre Eiffel celebra este fin de semana el 130 aniversario de su inauguración con dos jornadas festivas marcadas por juegos, representaciones en trajes de época y música que darán el pistoletazo de salida para otras conmemoraciones durante el año.

Desde este sábado, la empresa que explota el monumento más icónico de París organiza juegos de pistas con enigmas y sainetes interpretados por actores vestidos como en el siglo XIX, explicó a Efe una portavoz.

Además, por las tardes se han programado animaciones musicales con fanfarrias, incluida una de la escuela de ingeniería donde estudió el padre de la Torre Eiffel, Gustave Eiffel.

En el parterre se ha instalado una exposición con fotografías de gran tamaño de algunos de los 270 miembros del personal que trabaja en el monumento, y se ha colocado una placa en honor de los alrededor de 200 obreros que trabajaron en su construcción.

Recientemente se han recuperado en la explanada dos jardines después de la remodelación, por razones de seguridad, para el cercado con mamparas de cristal.

 

Redacción (Agencias)