Hace unos días Twitter se hacía eco de la complicada situación que atravesaba un pequeño negocio de pizzas en la localidad de La Laguna (Tenerife). Lo hizo a través del tuit que la hija de la dueña de la Pizzería Nisa compartió en la red social para animar a la gente a conocer el establecimiento y evitar así su cierre: “Mi madre abrió una pizzería hace unos pocos meses en La Trinidad y verla así de vacía la entristece un montón. Ojalá con la magia de Twitter llegue a alguien que le guste probarlas”.

El tuit rápidamente se hizo viral y el llamamiento surtió efecto. Decenas de personas se acercaron a probar las pizzas y a compartir su veredicto en redes sociales. En uno de estos comentarios, destacó el de un usuario que quiso aportar su granito de arena compartiendo una fotografía que había hecho hacía unos meses del local y que le llamó la atención.

A pesar de atravesar una difícil situación y de estar en peligro de cierre, la Pizzería Nisa deja muchas noches en su puerta porciones de sus pizzas para que puedan comerlas los más necesitados. “Las personas que tienen gestos como estos les tiene que ir bien en la vida”, escribía el usuario en Twitter.

Redacción (Agencias)