Kiddle se presenta como una alternativa al buscador Google, diseñada específicamente para que los menores naveguen de forma segura en Internet. Un robot y un paisaje lunar dan la bienvenida a los más pequeños de la casa en una interfaz de uso sencillo, que consta de una barra de búsqueda.


La supervisión y el filtrado de los contenidos son la clave de este buscador. Los editores se aseguran de que los resultados ofrecen contenidos y enlaces a páginas enfocados a los niños, pero también aquellos que, pese a estar dirigidos a un público adulto, son sitios seguros y de fiar, muchos de ellos escritos de una forma sencilla y fácil de entender, si bien pueden aparecer contenidos algo más complejos, pero siempre de fuentes expertas.

Las búsquedas se complementan con contenidos educativos que ofrece el propio buscador, en un aparado denominado Kpedia, que da acceso a una enciclopedia ‘online’ para niños, cuyo diseño recuerda a Wikipedia.

Kpedia contiene más de 700.000 artículos de consulta sobre multitud de temas. Se trata de textos no muy extensos, escritos con un lenguaje sencillo y que están acompañados de ilustraciones y fotografías, y de hipervínculos que llevan a otras entradas de la Kpedia.

Redacción (Agencias)