La tecnología ha revolucionado el arte de la seducción con aplicaciones móviles en las que se amplía la búsqueda de parejas y sexo, pero todavía hay quien busca una alternativa a lo digital y se adentran en el “speed dating”.

Madrid ha albergado el encuentro de citas rápidas “más grande del mundo”, con 1.100 personas, bajo el nombre de “Sin Valentín”, en el que solteros que buscan solteros se dan cita para “ver qué surge”. Hasta ahora la más concurrida se había celebrado el 14 de febrero de 2014 en Canadá, donde se congregaron 651 personas.

Los hombres señalizados con una pegatina con forma de berenjena y las mujeres con un melocotón, con un diseño similar al del emoticono de whatsapp, ponían sus nombres para ayudar a sus parejas de siete minutos a recordar cómo se llamaban porque, entre tanto trajín, fácilmente se podían olvidar.

El concepto de “speed dating” es fácil: un local (en este caso el Winzink Center de Madrid) con muchas sillas en las que las mujeres se sientan y los hombres rotan para charlar durante siete minutos.

Redacción (EFE)