Los Ángeles tiene ya todo preparado para la 91 edición de los Óscar, unos premios en los que, al margen de aspirantes de renombre como “Roma”, “The Favourite” o “Green Book”, destaca la ausencia de un presentador en la gala y la presencia de mucha música en la ceremonia.

Más allá de los premiados que salgan, este año las polémicas han marcado los premios, que se enfrentan a la pesada losa de que la gala de 2018 fue la menos vista de la historia en Estados Unidos.

La alfombra roja

Las estrellas desfilarán por los 275 metros de alfombra roja (de color burdeos, en realidad) instalados en Hollywood Boulevard y que simbolizan el comienzo de una de las veladas más glamurosas del planeta.

Con la habitual carpa transparente para tratar de poner freno al frío, la alfombra roja será escrutada al milímetro por los 735 afortunados espectadores que podrán verla desde las gradas y por los 306 medios de comunicación acreditados.

Unos Óscar sin presentador…

Por primera vez en 30 años, la gala de los Óscar no tendrá maestro de ceremonias. El comediante Kevin Hart, uno de los más populares de EE.UU., fue el elegido, pero se retiró ante las críticas por unos antiguos mensajes con contenido homófobo en su Twitter.

Las galas de 1969, 1970, 1971 y 1989 tampoco no tuvieron maestro de ceremonias.

… Pero plagados de actuaciones musicales

En un año con un tremendo eco de musicales como “Bohemian Rhapsody” o “Ha nacido una estrella”, las actuaciones tendrán un gran peso en los Óscar pese a que los organizadores se plantearon que no todas las canciones nominadas fueran interpretadas en la gala.

Finalmente, serán cuatro temas los que se escuchen: Lady Gaga y Bradley Cooper con “Shallow” de “Ha nacido una estrella“; Bette Midler (“The Place Where Lost Things Go”, de “El regreso de Mary Poppins“); Jennifer Hudson (“I’ll Fight”, de “RBG“), y Gillian Welch y David Rawlings (“When A Cowboy Trades His Spurs For Wings”, de “La balada de Buster Scruggs“).

Kendrick Lamar y SZA no defenderán “All the Stars”, de “Black Panther”, por problemas logísticos.

La Academia rectifica

A una semana de la gala de entrega, la Academia de Hollywood rectificó sobre una de las ideas más polémicas que había decidido aplicar este año. Finalmente no se entregarán los premios de fotografía, montaje, cortometraje y maquillaje y peluquería durante las pausas publicitarias. Una decisión que generó críticas de figuras del cine como Martin Scorsese, Guillermo del Toro, Alejandro González Iñárritu, Quentin Tarantino, George Clooney, Brad Pitt, Damien Chazelle o Spike Lee.

Todas las miradas se dirigen a “Roma”…

Roma” es la película que atraerá todas las miradas de la noche y que podría batir varios récords. Como el de ser la primera en español (y mixteco) que gane el Óscar a mejor película. En realidad sería la primera no en ingles que se lo llevara. O la primera cinta mexicana en lograr el de mejor flim extranjero.

Entre otros muchos reconocimientos, el palmarés de “Roma” incluye el León de Oro en el Festival de Venecia, dos Globos de Oro (mejor director y mejor película extranjera), el Goya a mejor película iberoamericana y cuatro Bafta (incluyendo mejor cinta y mejor dirección).

 

… y a Alfonso Cuarón

De la misma forma, si Cuarón gana el premio a mejor director, será el segundo para él y el quinto en seis años para cineastas mexicanos: en 2014, él por “Gravity”; en 2015 Alejandro González Iñárritu, por “Birdman”; en 2016, de nuevo Iñárritu por “El renacido”, y en 2018 Guillermo del Toro, por “La forma del agua”.

Precisamente, el galardón de dirección es de lo más internacional este año, con tres cineastas extranjeros nominados: Cuarón, el griego Yorgos Lanthimos, por “La favorita” -película que iguala a “Roma” con diez nominaciones-, y el polaco Pawel Pawlikowsky, por “Cold War“.

Glenn Close y Rami Malek: los favoritos

El Óscar a mejor actriz se decidirá entre Yalitza Aparicio (“Roma”), Glenn Close (“The Wife“), Olivia Colman (“La favorita”), Melissa McCarthy (“¿Podrás perdonarme algún día?“) y Lady Gaga (“A Star Is Born” -Ha nacido una estrella-).

Y por la estatuilla a mejor actor competirán Viggo Mortensen (“Green Book“), Christian Bale (“Vice” -El vicio del poder-), Rami Malek (“Bohemian Rhapsody“), Bradley Cooper (“A Star Is Born”) y Willem Dafoe (“At Eternity’s Gate“).

 

 

Primer año sin Óscar a Mejor Cinta Popular

La película más taquillera del año, “Black Panther“, se llevará seguramente solo premios menores. De cumplirse las predicciones, la cita perderá su oportunidad de brillar tras la decisión de la Academia de eliminar el Óscar a la mejor cinta popular, que sin duda habría ganado. Habrá que esperar a una próxima edición para ver reconocido el valor de ser taquillera.

 

 

Discursos cronometrados

Todo en una gala en la que los ganadores dispondrán de un máximo de 90 segundos -ojo, desde el momento en el que su nombre es mencionado- para dar sus discursos de agradecimiento. Lo que no ha dicho la Academia es si bajarán los micrófonos o regalarán un televisor a los más breves, como sí han hecho en los Goya. El lema de la Academia de Hollywood para este año se resume en dos palabras: brevedad y concisión. Todo ello con el objetivo de que la gala no supere las tres horas de duración.

Lo que está claro es que, con tanto acelerón y frenazo, en la academia solo les queda cruzar los dedos por unos Óscar sin contratiempos y por la culminación de su otro gran proyecto: la inauguración en Los Ángeles del ambicioso Museo de la Academia de Hollywood prevista para finales de 2019.

Redacción (Estefanía Vega/EFE)

Imágenes: Óscar; Filmaffinity