Con una imponente estructura cubierta por más de 168.000 pajitas de plástico usadas, el artista canadiense Benjamin Von Wong intenta agitar las conciencias de los vietnamitas y recordar la ingente cantidad de residuos de plástico que terminan contaminando sus ríos y mares.

Bautizada como ‘La separación del mar de plástico’, en referencia a la división bíblica de las aguas del Mar Rojo, Wong explica que con esta obra de 3,3 metros de alto expuesta en un centro comercial de Ho Chi Minh (antigua Saigón) intenta “crear algo bello y único a partir de una tragedia medioambiental”.

La estructura atrae la atención de casi todos los paseantes, que se hacen fotos, echan un vistazo al vídeo explicativo sobre el proceso de creación y recorren con curiosidad el pasadizo formado entre las dos olas de pajitas.

“Quería crear algo tan grande que no pudiera ser ignorado por cualquiera que lo viera. Elegí las pajitas como símbolo porque es un objeto que es fácil dejar de utilizar, no supone ningún sacrificio. La concienciación tiene que empezar en algún sitio y las pajitas son una puerta de entrada accesible”, indica Wong a Efe.

Un informe de la revista Science de 2015 situaba a Vietnam como el cuarto país del mundo que más plástico vertía en el mar, con ocho millones de toneladas anuales. Otra investigación de la Universidad de Tecnología de Ho Chi Minh en colaboración con el Instituto Francés de Investigación y Desarrollo en 2018 descubrió que la concentración de microplásticos en los ríos y canales de la ciudad era mil veces mayor que en ríos europeos.

Redacción (EFE)

Fotografías: Von Wong