Trabajar sin salir de la cama y con un sueldo de 1.200 euros al mes. Este sería el trabajo soñado por muchos: que te paguen por dormir.


Parece imposible, sin embargo, este puesto existe. La empresa de venta ‘online’ de colchones, Koala Rest, tiene abierta una oferta de empleo para encontrar un probador de almohadas.

La empresa busca una persona que, durante tres meses, pruebe los distintos prototipos de almohadas desde su casa, en cualquier lugar de España. Tras dormir cada noche con un modelo diferente de almohada, deberá rellenar un cuestionario contando su experiencia.

Redacción (EFE)