A diferencia de los pandas gigantes que viven en la actualidad en las montañas del suroeste de China y que se alimentan exclusivamente de bambú, sus antepasados ya extintos tenían probablemente una dieta más variada, similar a la de otros mamíferos, según un estudio publicado hoy.

“Está ampliamente aceptada (la creencia de) que los pandas gigantes se han alimentado exclusivamente de bambú durante los últimos dos millones de años, pero nuestros resultados mostraron lo contrario”, explicó Fuwen Wei, de la Academia China de Ciencias y autor del trabajo divulgado en la revista Current Biology.

Para realizar su investigación, Fuwen y su equipo analizaron los isótopos de colágeno óseo de pandas modernos y de fósiles de 12 pandas antiguos recolectados en siete lugares arqueológicos en el sur y suroeste de China.

 

Los investigadores quieren seguir estudiando para saber cuándo exactamente se produjo el cambio a la dieta exclusiva de bambú y, para ello, planean recolectar muestras de pandas de diferentes épocas de los últimos 5.000 años.

Redacción (Agencias)