Khemjira Klongsanun, de 43 años, participó el domingo pasado en el maratón de Chombueng, en Ratchaburi, al oeste de Tailandia. La mujer se encontraba sobre el kilómetro 10 de la carrera cuando se percató de la presencia entre el resto de corredores de un perro abandonado.

Lejos de pasar de largo, Khemjira redujo la marcha para comprobar si el cachorro estaba realmente abandonado o si alguien más lo estaba buscando. Finalmente, lo cogió en brazos y se puso a correr con él a cuestas.

Si un maratón requiere de por sí un esfuerzo titánico por parte del atleta, además de una preparación previa, llevar el peso adicional de un cachorro durante 30 kilómetros supone un acto de generosidad loable.

La mujer llegó a meta con el cachorro en brazos y después de eso lo terminó adoptando. Khemjira es ahora dueña del animal de dos meses al que ha bautizado como Chombueng, en honor a la carrera que le salvó la vida.

Redacción (Agencias)