La plataforma de citas Tinder pagará un total de 23 millones de dólares a unas 230.000 personas que presentaron una demanda colectiva contra la compañía en EE.UU. por discriminar con un precio más elevado a los usuarios de un mínimo de 30 años, según un acuerdo extrajudicial difundido hoy.

La demanda, presentada en abril del año pasado en un juzgado de California, acusaba a Tinder de “discriminar” a los usuarios mayores de 29 años al cobrarles el doble por suscribirse a los servicios de pago Tinder Plus o Tinder Gold, que presentan algunas ventajas adicionales con respecto al servicio gratuito.

La compañía, con sede en West Hollywood (California), justificó esta diferencia de precios al asegurar que los adolescentes y veinteañeros disponen de menos poder adquisitivo y necesitan precios más bajos para usar el servicio, pero los demandantes consideraron que constituía un ejercicio de discriminación por edad.

Con el acuerdo, cada uno de los 230.000 demandantes recibirá automáticamente 50 “Super Likes” (una opción de pago para indicar mucho interés en conocer a una persona determinada en la plataforma), lo que equivaldría a un desembolso de 50 dólares.

 

Redacción (Agencias)