Un estudio impulsado por investigadores de diversas universidades catalanas ha demostrado una relación causal entre el nivel de dopamina y el placer al escuchar música: cuanta más dopamina libera el cerebro mientras se escucha una canción, más se disfruta y se quiere volver a escuchar o comprar.

En el estudio, publicado en la revista científica americana Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS), los científicos manipularon con fármacos el nivel de la levodopa, un precursor de la dopamina que aumenta su producción, y constataron que aumentaba el placer y entusiasmo de los 27 participantes.

En cambio, cuando les administraron risperidona, el precursor que disminuye la dopamina, los participantes tenían menos escalofríos de placer provocados por la música.

Además, la intensidad emocional que experimentaban los participantes, medida con el estudio de su actividad electrodérmica, era más alta con la levodopa y menor con la risperidona, así como su disposición a gastar dinero.

Los resultados abren una nueva visión de la neurobiología y la neuroquímica de las respuestas de recompensa asociadas a la música.

Redacción (EFE)