Esteban nos cuenta su historia: mientras supera un cáncer de cuello ha conocido a Esther, “su ángel de la guarda” y desde hace unos meses, su compañera:

Por eso ha querido llamarle a través de la radio para darle las gracias por todo lo que ha hecho por él. Una llamada de lo más emotiva: