Maroon 5 serán finalmente los protagonistas del intermedio musical de la Super Bowl 2019, que tendrá lugar el 3 de febrero en el Mercedes-Benz Stadium de Atlanta ante 71.000 espectadores.

A esta cifra hay que sumar los millones que seguirán la final de la NFL por televisión, lo cual convierte a este intermedio en uno de los más codiciados escaparates publicitarios para los artistas.

Junto a la banda californiana liderada por Adam Levine actuarán como invitados los raperos Travis Scott y Big Boi. Todos ellos se presentarán ante una audiencia mundial que en 2018 alcanzó los 160 millones de telespectadores.

Antes de Maroon 5, artistas como Rihanna, Pink o Nicki Minaj rechazaron actuar en la Super Bowl en solidaridad con Colin Kaepernick, el jugador negro de la NFL que en 2016 empezó a arrodillarse mientras sonaba el himno estadounidense como denuncia de la brutalidad policial y otras injusticias sociales dominadas por cuestiones raciales.

El propio Travis Scott estuvo a punto de rechazar su participación, pero finalmente aceptó al conseguir que la NFL haga una donación de 500.000 dólares a Dream Corps, una organización que trabaja por diferentes causas sociales.

Redacción (Agencias)