Más siempre es más. Con esta prerrogativa pareció encarar anoche Mariah Carey su parada navideña en Madrid. Cumplió este mantra en todo menos en la duración del espectáculo: justitos 75 minutos de show.

18 años (¡dieciocho!) llevaba la artista sin pisar suelo madrileño. El Wizink Center acompañó este regreso con 7.500 almas más que entregadas. “¡Hola, Madrid! ¡Estoy tan feliz de estar aquí!“, saludó Carey para locura de fans y acompañantes. La enésima encarnación navideña de la diva fue un carrusel de postales: no faltó el árbol de Navidad, el piano blanco inmaculado, las guirnaldas, Papá Noel y, por supuesto, los outfits imposibles de Mariah. Todo un lujo de excesos bien encajado y sólo apto para amantes de esta época del año.

Dejando a un lado lo meramente estético (no es fácil) el espectáculo cumplió con creces su objetivo original de celebrar las fiestas navideñas a golpe de villancico.  Mariah Carey repasó con gran calidad vocal  los grandes éxitos de sus dos discos navideños: Merry Christmas (1994) y  Merry Christmas II You (2010).

Como excepción a este género la americana introdujo, entre otros, el infalible hit Hero. Aquí prometió cantarlo en español “para la próxima vez“. También hubo tiempo para The distance, de su último disco Caution y para, ojo que vienen curvas, Emotions. Esta canción, publicada como primer single de su segundo disco en 1991, vivió anoche una de sus mejores interpretaciones en directo. Puro atletismo de agudos, graves y perfecta afinación sólo al alcance de una artista que puede presumir de haber alcanzado el número 1 americano 18 veces con sus canciones. Lo de Emotions fue el auténtico regalo del concierto.

Mención especial merece también el grupo de músicos, coros y voces que acompañan a la cantante en esta gira. El interludio protagonizado por el Coro Gospel de 15 miembros y su solista te transporta, sin aspavientos, a cualquier ceremonia neoyorquina de altura.

El cierre, como no podía ser de otra manera, fue una explosión de nieve a ritmo de All I want for Christmas is You. La imagen de Mariah Carey transformada para la ocasión en una suerte de Mamá-Noel-Majorette no tiene precio… La Navidad en Madrid es, desde anoche, más Navidad.

Julián Garvín.

https://www.instagram.com/p/Brhli8JnsfK/?utm_source=ig_web_button_share_sheet