Superado el embate más duro de su vida, Michael Bublé vuelve por partida doble: primero, con un nuevo disco de estudio que califica de “terapia personal” y, segundo, con el ya habitual repunte en ventas de su exitosísimo disco “Christmas” (2011), al que afirma sin embargo que no piensa dar continuidad.

“Estoy seguro de que a mi compañía le encantaría. Incluso mi propia familia me lo sugiere de vez en cuando, pero nunca volveré a hacer otro disco así, porque yo no quise hacer un disco de Navidad, sino el disco de Navidad”, asegura a Efe el “crooner” de mayor éxito comercial de la actualidad.

En su explicación, el intérprete canadiense añade que esa decisión le exige mucha “fuerza de voluntad”, porque le encanta este género musical.

“Me encantaría hacer otros siete discos navideños, pero ese álbum me parece la quintaesencia del espíritu navideño y no quiero arruinarlo con otro por ganar más dinero. No quiero dinero; lo que quiero es ser feliz”, insiste.

Redacción (EFE)