Este viernes, 7 de diciembre, se celebra un día muy dulce y es que se celebra el Día Mundial del Algodón de Azúcar.

Para conocer su origen hay que remontarse hasta 1899 cuando William Morrison y Jogn C. Wharton patentaron la máquina del algodón de azúcar. No obstante, hasta 1904 no la pusieron en marcha en la feria de St Louis. Desde entonces, no hay feria donde el algodón de azúcar no sea uno de los dulces más demandados.

El punto de partida del algodón de azúcar es azúcar sólido. A medida que el calor derrite el azúcar y lo hace líquido, un motor pone en marcha todo el sistema de hilado. El azúcar líquido es arrojado por la fuerza del giro a través de los diminutos agujeros hacia el otro lado, como un manojo de trapos casi invisible.

Mientras la masa de azúcar comienza a derretirse deja un área de superficie mucho mayor que antes y pasa de líquido a sólido en un instante.  La telaraña de azúcar resultante se colecta del interior de la enorme sartén y se puede utilizar un cono de papel para levantarlo y crear esa forma que nos resulta tan familiar.

Redacción (Agencias)