Los empleados de la sucursal de IKEA en Catania, Italia, han abierto sus puertas para dar refugio a los perros callejeros de las inclemencias del tiempo en un gesto que ha sido muy aplaudido en redes sociales.

La iniciativa salió a la luz después de que un cliente acudiera de compras y se topara con la curiosa escena de unos cuantos perros descansando en los muebles y en las alfombras que se exhiben en la tienda. Algunos incluso han encontrado un nuevo hogar y una familia.

Este gesto ha ido sorprendiendo y causando una impresión positiva en otros clientes que también se han animado a compartir fotografías y vídeos de los peludos.

Redacción (Agencias)

Fotografía: Instagram