Chupar el chupete de su bebé para limpiarlo después de que caiga al suelo es una costumbre de muchas madres. Una nueva investigación ha revelado que podrían ser beneficioso para la salud del bebé ya que podría ayudarle a prevenir alergias y asma.

Un estudio del Henry Ford Health System, en Detroit (Estados Unidos) ha revelado que los bebés cuyos padres chuparon su chupete para limpiarlo tenían un nivel más bajo de anticuerpos que están relacionados con el desarrollo de alergias y asma. Los investigadores lo explican porque los padres pueden estar transmitiendo bacterias orales saludables de su saliva que afectarán el desarrollo temprano del sistema inmunológico de sus hijos.

Se cree que el estudio retrospectivo es el primero de su tipo en los Estados Unidos que evalúa la asociación entre los métodos de limpieza del chupete y el anticuerpo Inmunoglobulina E o IgE. Los hallazgos son compatibles con los de un estudio sueco de 2013, que informó una asociación entre los padres que chupan el chupete de su bebé con un riesgo reducido de desarrollar alergia.

Redacción (Agencias)