El cuadro del pintor británico David Hockney “Portrait of an Artist (Pool With Two Figures)”, de 1972, alcanzó un precio récord de una obra de un artista vivo al venderse este jueves por más de 90 millones de dólares, con tasas e impuestos incluidos, en una subasta de Christie’s en Nueva York.

La pieza, que en poco segundos ya alcanzaba los 60 millones de dólares, superó fácilmente la cifra histórica previa de 58,4 millones de dólares que se había pagado por uno de los “Balloon Dog” del estadounidense Jeff Koons en 2013.

La obra de Hockney, de grandes dimensiones, está considerada una de las tres piezas más importantes del artista británico, de 81 años, y es la única vez que combinó dos de sus temas favoritos: una piscina y un doble retrato

Redacción (Agencias)