Las personas en reposo queman un 10% más de calorías al final de la tarde y temprano por la noche que en las primeras horas de la mañana. Así lo revela un estudio publicado en la revista especializada Current Biology.

Este hallazgo, según los investigadores, “refuerza el importante papel del reloj circadiano en el gobierno del metabolismo y ayuda a explicar por qué las irregularidades en los horarios de comer y dormir pueden aumentar la probabilidad de que las personas aumenten de peso”.

El gasto de energía en reposo es más bajo en la fase circadiana que los investigadores catalogaron como “0°”, correspondiente a la caída de la temperatura corporal en la noche biológica tardía. Los investigadores encontraron además que el cociente respiratorio de los participantes, que refleja la utilización de macronutrientes, también varía según la fase circadiana.

Redacción (EFE)