Cuanto más temprano se hacen las comidas principales del día, más se reduce el riesgo de ganar peso, según estudios realizados por los equipos de las Universidades de Harvard en Massachusetts y Tufts en Boston en EEUU publicados en la ‘International Journal of Obesity’.

Un trabajo con 420 personas (50% hombres y 50% mujeres) demostró que las personas que hacían esa comida principal después de las tres de la tarde perdían menos peso que las que comían antes de esa hora, comiendo lo mismo, haciendo el mismo ejercicio y durmiendo las mismas horas.

Los que comieron sobre las 14:30 h perdieron aproximadamente 12 kilos y los que lo hicieron pasadas las 15 h perdieron sólo 8 kilos.

Redacción (Agencias)