Como si ser uno de los mayores genios de la música moderna se le quedara corto, a Bob Dylan (EE.UU., 1941) todavía le sobra talento para la pintura y la ilustración, tal y como demuestra en la exposición “Mondo Scripto”, en la que ha reescrito y dibujado sesenta de sus canciones.

La galería Halcyon, ubicada en el centro de la capital británica, es testigo de la faceta de artista visual de Dylan. Aunque el estadounidense nunca quiso que su arte visual “absorbiera” su música, finalmente se ha lanzado a “descubrir el alma de sus canciones” también a través de la imagen.

La exposición, que supone apenas un 10% de la retrospectiva del músico que verá la luz el año que viene en Shangai (China) -antes de embarcarse en una gira por Asia, Europa y América- recoge 60 canciones escritas a mano por Dylan entre 1962 y 1976.

Al lado de cada una de las letras, plasmadas en tinta negra sobre un folio en blanco, en las que se aprecia el trazado personal de su autor y que en algunos casos han sido modificadas, aparece una ilustración a lápiz con la que enseña su maestría también en ese ámbito.

Redacción (EFE)

Cartel: Halcyon Gallery