Maroon 5 serán los encargados de poner el ya famoso toque musical al descanso de la Super Bowl, en concreto a la final de que se disputará el próximo domingo 3 de febrero de 2019.

Los creadores de hits como el reciente Don’t Wanna Know o Maps tendrán el honor de llevar a cabo el gran espectáculo que se sucede durante el descanso del encuentro. Además, uno de los grandes desafíos a la hora de seleccionar al cantante o grupo que actúe es que no lo haya hecho hasta ahora: el caso de Maroon 5.

De esta manera, el grupo encabezado por el vocalista Adam Levine recogerá el testigo que dejó el pasado año un Justin Timberlake que repasó todos sus éxitos.

Redacción (Agencias)