THE KILLERS, PET SHOP BOYS, MADNESS y LIAM GALLAGHER, entre muchísimos más, sonaron con bastante fuerza y trajeron música con mayúsculas al Escenario Las Palmas, la estructura principal del recinto de conciertos de Benicàssim.

Este pasado domingo 22 finalizó la edición 2018, exactamente la número 24, del FESTIVAL INTERNACIONAL DE BENICÀSSIM (FIB), en donde un importante número de bandas hicieron vibrar al público allí congregado durante los 4 días que duró el Festival, desde el jueves hasta el domingo. Playa por la mañana o, quizá mejor dicho, a mediodía y mucha música desde la tarde y hasta altas horas de la noche.

“Somos Los Asesinos”, así, tratando de pronunciar el castellano de la mejor forma posible y elegantemente vestido de blanco, se presentó Brandon Flowers junto a sus compañeros ante un público totalmente entregado y ansioso de poder presenciar el show de los de Las Vegas en la jornada del viernes. “The Man” fue el primero de los 17 temas que THE KILLERS interpretaron y la intensidad en los saltos de los miles de asistentes aumentaría seguidamente gracias a “Somebody Told Me”. Cabe destacar el momento, casi en el ecuador del show, en el que un fan del público, llamado Gonzalo, subió invitado al escenario cogiendo baquetas y colocándose a la batería para tocar “For Reasons Unknown”, donde tanto público como la propia banda, incluyendo el mismísimo Brandon Flowers, mirábamos atónitos pero sonrientes al ver cómo se hacía realidad el sueño de Gonzalo. En el repertorio de la noche tampoco faltaron “Read My Mind” ni “When We Where Young”, esta última dando paso al breve parón previo a los 3 bises que culminaban el espectáculo con “Human”, el cual hizo que se tiñera el escenario de color rojo gracias a cabezas móviles, lásers y los visuales de la gigante pantalla LED del fondo, y, la que más ganas tenía el respetable de cantar, “Mr. Brightside”.

El pop electrónico tan característico de los 80 llegó en la noche del sábado. PET SHOP BOYS aparecieron en el escenario frente a una luna en fase creciente como espectadora y tras una tarde en la que el cielo quiso amenazar con tormenta. Con trajes negros y cascos plateados futuristas en la cabeza, en un comienzo, y mostrándose tras un biombo giratorio se dejaron ver Neil Tennant y, con la cabeza totamente cubierta y a quien posteriormente veríamos, como es habitual, con su gorra y sus gafas oscuras frente a sus teclados, Chris Lowe. Trajeron la nostalgia de sus grandes éxitos junto a las creaciones más actuales incluidas dentro de su último trabajo “SUPER” publicado en 2016. La presión de  del Escenario Las Palmas era perfecta para gozar del show de los británicos. Escuchar la voz en vivo de Neil, una de las voces  más llenas de personalidad del pop ochentero, provocó que el vello de muchos brazos terminara erizándose al escucharle interpretar, principalmente, las canciones más épicas de la formación: “The Pop Kids”, “New York City Boy”, “Se A Vida É”, “West End Girls”, “Home And Dry” (interpretada más en modo “chill”), “It’s A Sin” y, según palabras del propio Neil, una versión nueva en directo de “Go West”, donde ya sí apareció la lluvia en Benicàssim, y canción que dio paso a los bises compuestos por “Domino Dancing”, “Always On My Mind” y, nuevamente, “The Pop Kids” en un formato reprise donde Neil y Chris abandonaban el escenario mientras se quedaban interpretando la parte instrumental del tema los 3 músicos que les acompañaron durante todo el show (violín, teclados, batería electrónica, etc.).  Sin duda, un espectáculo fantástico cargado de efectos de luz, visuales y potente sonido. Pet Shop Boys aún siguen sorprendiendo y encantando, esperemos que pueda seguir siendo así durante mucho tiempo.

 

La jornada del domingo nos trajo a otra banda mítica, MADNESS, que hizo disfrutar con su impresionante show en vivo gracias a su fusión de ska, pop, new wave, y que nos maravillaron al ver lo bien que hacían sonar sus instrumentos de viento. Público variado, en lo que a edades se refiere, bailando con ellos y, sobre todo, cantando a pleno pulmón con los míticos “Our House” y, brazos en alto hacia ambos lados, “It Must Be Love”.

LIAM GALLAGHER se encargó de ser la penúltima actuación de la zona principal en esta edición 2018. Seguido por cámara desde el backstage, al más puro estilo velada de pesos pesados, vimos por las pantallas cómo se iba dirigiendo al enorme escenario para encontrarse con el público. Su inimitable pose frente al micro debería ser marca registrada (manos a la espalda, rodilla flexionada, torso hacia delante y cabeza levantada); así le pudimos ver nuevamente, tan sólo un año después de su última visita al FIB. A parte de canciones de su álbum en solitario “As You Were”, su voz y el buen hacer de su banda nos hicieron revivir grandes temas de Oasis como “Rock ‘n’ Roll Star”, “Morning Glory”, “Whatever” y para finalizar, ya en acústico, “Wonderwall” y “Live Forever”.

Cuatro días que, como en cada edición, han dado mucho de sí. Artistas nacionales e internacionales repartidos en cinco escenarios para disfrutar de música en vivo con el mar cerca. Ahora que ya ha finalizado la edición 2018, ya hay una pregunta rondando muchas mentes: ¿qué nos deparará el 25 aniversario?

 

Texto e imagen: Víctor Álvarez.
Agradecimientos: Gustavo Navedo, Maraworld.