Las aves de todo el mundo consumen de 400 a 500 millones de toneladas métricas de escarabajos, moscas, hormigas, polillas, pulgones, saltamontes, grillos y otros artrópodos al año, y desempeñan un papel importante para mantener bajo control las poblaciones insectívoras que se alimentan de plantas y pueden destruir bosques o cultivos.

Estos números han sido calculados en un estudio dirigido por Martin Nyffeler, de la Universidad de Basilea (Suiza). Los investigadores basaron sus cifras en 103 estudios sobre el volumen de presas que consumen las aves insectívoras en siete de las comunidades ecológicas más importantes del mundo, conocidas como biomas o paisajes bioclimáticos o áreas bióticas.

Según sus cálculos, las aves se alimentan de entre 400 y 500 millones de toneladas de insectos por año, pero es más probable que esas cifras sean superiores. Ese análisis está respaldado por una gran cantidad de estudios experimentales realizados por muchos equipos de investigación diferentes en una variedad de hábitats en diferentes partes del mundo.

Redacción (Agencias)