Una nueva terapia psicológica automatizada basada en un programa de realidad virtual podría ayudar a reducir el miedo a las alturas de las personas diagnosticadas clínicamente con acrofobia.

Así lo muestra un ensayo publicado en la revista científica The Lancet Psychiatry, el primero en el que se emplea la tecnología de realidad virtual -que introduce al usuario en un entorno virtual- para nuevas intervenciones psicológicas.

La acrofobia es la fobia más común y una de cada cinco personas asegura haberla padecido a lo largo de su vida, mientras que una de cada veinte está clínicamente diagnosticada con la afección.

La terapia de realidad virutal consistió en seis sesiones de media hora durante dos semanas en las que, gradualmente, los usuarios se adentraban en espacios complejos donde tenían que enfrentarse a su miedo a partir de tareas simples, como mirar a través de una barrera, caminar sobre una plataforma flotante o rescatar gatos subidos a un árbol. El programa cuenta con un entrenador virtual que guía a los usuarios y ofrece lecciones. Todos los usuarios aseguraron que su acrofobia se había reducido.

El siguiente paso es probar si los tratamientos automatizados mediante programas de realidad virtual pueden ser efectivos a la hora de tratar otros trastornos de salud mental.

Redacción (Agencias)