El aumento de vapor en la atmósfera está haciendo que sean más visibles las nubes brillantes situadas a gran altitud, llamadas nubes noctilucentes y que aparecen en las horas previas a la madrugada y al atardecer.

Las nubes noctilucentes son las más altas de la atmósfera, se forman a casi 80 kilómetros de altura cuando el vapor de agua se congela alrededor de partículas de polvo de meteoros. Las primeras nubes noctilucentes se observaron hacia el 1885 por la erupción del Krakatoa que emitió una gran cantidad de vapor de agua a la atmósfera.

En la década de los 90 científicos del mundo empezaron a preguntarse si el cambio climático tendría algo que ver. En un nuevo estudio, los investigadores modelaron la atmósfera del hemisferio norte y las nubes brillantes de entre 1871 y 2008.

Los investigadores del instituto Leibniz de Física Atmosférica (Alemania) encontraron que la presencia de nubes noctilucentes fluctuó de un año a otro e incluso de una década a otra, dependiendo de las condiciones atmosféricas y del ciclo solar, pero las nubes se volvieron significativamente más visibles durante todo el periodo de estudio.

Redacción (Agencias).