El 10 de mayo de 1960 un suburbio de Dublín celebraba la llegada al mundo de Paul David Hewson, un ya de por sí rechoncho lechón irlandés destinado en no muchos años a pilotar una de las bandas más exitosas de la historia de la música popular de nuestro tiempo.

Su primeros años de vida no fueron muy diferentes de la de cualquier muchacho irlandés, tratando de encontrar su lugar en aquel mundo entre la religión, las inquietudes artísticas y las humildes perspectivas de futuro.

Nadie podría haber imaginado en aquellos años que en 2018 Paul sería Bono y estaría liderando a una de las bandas de rock más grandes del planeta,actualmente en Norteamérica con los primeros conciertos del Experience + Innocence Tour que llegará a Madrid en septiembre.

Redacción (Agencias)