La artista estadounidense Mariah Carey revela que sufre un trastorno bipolar que le fue diagnosticado en 2001 y que no ha querido hacer público hasta ahora porque se negaba a admitir la enfermedad.

En una entrevista con la publicación especializada People, Carey señala que decidió dar el paso y hablar sin tapujos sobre su problema tras años de vivir “con el miedo permanente” de que alguien destapara su caso.

Carey explica que sigue acudiendo a terapia y tomando medicación para tratar la enfermedad, que le lleva a sufrir periodos de depresión e hipomanía, una variante del trastorno bipolar que puede causar hiperactividad, irritabilidad e insomnio.

La cantante recibió el diagnóstico en 2001 cuando fue hospitalizada por una crisis nerviosa, aunque en realidad ella siempre pensó que el problema era un “severo desorden del sueño”.

Mientras tanto, la cantante permanece centrada en su siguiente disco de estudio.

Redacción (Agencias)