La empatía, facultad imprescindible para entender las relaciones humanas, no resulta únicamente de la educación y de la experiencia. Así lo revela un artículo que publica hoy la revista Translational Psychiatry.

El “mayor estudio genético” llevado a cabo sobre la empatía desvela que “nuestra empatía es en parte genética“. Además,”confirma que las mujeres, por término medio, son más empáticas que los hombres”.

Sin embargo, este diferente nivel de empatía entre sexos no deriva de la genética, según los investigadores, sino de factores como la socialización o de otros factores biológicos no genéticos, como las influencias hormonales prenatales.

Además, “las variaciones genéticas asociadas a una menor empatía resultan también asociadas a un mayor riesgo de autismo“.

La universidad francesa Paris Diderot, la fundación Instituto Pasteur de París, el CNRS, la empresa estadounidense 23andMe y la universidad inglesa de Cambridge fueron los autores de esta investigación.

Redacción (EFE)