La ciudad de Lisboa ha asumido este lunes, 29 de enero, su rol de anfitriona de la próxima edición de Eurovisión en una ceremonia con la que, oficialmente, da inicio a los preparativos para acoger por primera vez el concurso musical más popular del continente.

El “traspaso de poderes” del alcalde de la última ciudad organizadora, Kiev, Vitaliy Klitschko, a su homólogo luso, Fernando Medina, se celebró en el Ayuntamiento de Lisboa y fue transmitido en directo para los países que integran la Unión Europea de Radiofusión (UER).

Este 29 de enero se ha decidido la candidatura de España para el próximo festival de Eurovisión, nos representaran dos jóvenes cantantes que salen de un talent show con la canción que se ha impuesto a nueve candidaturas. Los representantes Amaia y Alfred con ‘Tu canción’.

Lisboa acoge por vez primera este concurso, en el que participa desde hace 53 años, gracias a la victoria en Kiev de Salvador Sobral con la balada “Amar pelos dois” (Amar por los dos), compuesta por su hermana, Luísa Sobral. El inesperado éxito convirtió a Sobral en un héroe nacional y disparó la euforia en el país, que nunca ha afrontado un evento cultural de la magnitud de Eurovisión.

Esta ceremonia, además de dar inicio a los preparativos, ha servido para conocer la composición de dos semifinales, en las que destaca Irlanda, el país que más veces ha ganado el concurso y que en 2017 no pasó a la final, y Rusia, que vuelve tras no participar el año pasado por tensiones con Ucrania.

Redacción (Agencias)