Casarte, tener un hijo son momentos que no vas a olvidar, pero la felicidad absoluta se consigue viajando.

Un estudio de Booking refleja que la experiencia vivida antes y durante un viaje es mucho más placentera que cualquier otra cosa material. Para muchas de estas personas, planificar y disfrutar de un viaje se ha convertido en algo más trascendental para su felicidad que algunos de los momentos más vitales de su existencia. Para el 49% de los entrevistados, el impacto emocional de un viaje es o ha sido más fuerte que el día de su boda; para el 51%, más que una cita con su pareja; para la mitad, que conseguir un trabajo nuevo; para el 45% que prometerse, y un 29% considera la experiencia viajera superior a la de tener un hijo.

Redacción (Agencias)