Uber ha firmado un acuerdo con la NASA para sacar adelante su proyecto de taxis aéreos, presentado en la conferencia anual ‘Web Summit’ celebrada en Lisboa.

El acuerdo, enmarcado en la Ley Espacial, pretende coordinar la gestión de un nuevo sistema de tráfico aéreo en las ciudades. Las pruebas de estos nuevos vehículos -de cuatro pasajeros y que alcanza los 320 km/h– comenzarán en 2020 en las ciudades de Dallas, Los Ángeles y Dubai.

La compañía planea crear vehículos que despegarán y aterrizarán verticalmente y volarán a baja altura. Al igual que ocurría hasta ahora, los clientes simplemente tendrán que pedir el servicio a través de la aplicación de su ‘smartphone’.

Redacción (Agencias)